sábado, 25 de mayo de 2013


Estoy aquí para hablar de algo, quizá de política, quizá de actualidad, (no, no, seguramente de política o de los políticos) de estos que nos mandan y nos hacen sufrir. También de los que no nos hacen sufrir ¿los hay?. Debe ser algo así como la brujería "Creer no creo, pero haberlos haylos".  Estos no suelen salir en las estadísticas de la corrupción ni escándalos varios, tampoco llegan a ministros ni nada parecido. La mayoría se quedan en concejales de pueblos pequeños que se tienen que pagar hasta las dietas de traslado al pleno, (de éstos también hablaré, aunque seguramente poco).

Pero sobre todo, este blog lo creo para desahogarme, para expresar mi indignación por todo lo que está pasando, para hacer de mi causa  "la causa", aunque no me lea nadie y si consigo tener cuatro ó cinco seguidores,  estaré satisfecha.

En nombre del blog, está claro, (no sé cómo llamarle) tengo crisis de ideas, crisis de ideas propias, porque se me ocurren muchas cosas, pero esas ya están dichas.

No, no, mi causa no es crear ningún partido político o sindicato o alguna otra formación de carácter social. Eso ya existe y como cada cual tenemos nuestras tendencias y nos creamos nuestras propias obligaciones, por supuesto hablaré de las mías, pero sin que ello sea "la causa", porque mi lucha, la lucha que todos deberíamos  (eso creo) tener, es la recuparación de la libertad y por ende, de la DIGNIDAD en toda la amplitud de la palabra.

Y por ahora, me despido hasta muy pronto.
.