jueves, 17 de diciembre de 2015

A propósito de la Violencia machista.


Hace unos meses le decía a mi hijo que la Violencia de género o machista, no se está tratando bien, ni en la sociedad ni en la Justicia. Es una afirmación terrible, por todo lo que conlleva, pero así es.

Cuando el PSOE de Zapatero puso en marcha la Ley contra la Violencia de Género, (algunas cosas las hizo bien), pensé (disculpen las molestias, pero hoy hablaré por mí) que  era un avance y con el tiempo, se incluirían más cosas, hasta llegar a tratarla como lo que es verdaderamente "delitos de terrorismo contra la mujer". Sé que me llamarán exagerada, y posiblemente sea lo mínimo que se me llame. No me importa, hace mucho que siento que nado contra corriente, pero si nadar contra corriente es luchar por los derechos de las mujeres, me sentiré orgullosa de ello.

Dicen que la educación es primordial para que los hombres respeten a las mujeres. Yo ahondaría mucho más. No es sólo cuestión de educación, es de respeto. Y el respeto no se adquiere sólo en la familia, ni en la escuela, si no en la sociedad ¿Cómo conseguir la igualdad en un mundo desigual? ¿Cómo hacer entrar en razón a una parte de la sociedad, si las religiones pesan sobre la misma como losas?.

La mujer desde la prehistoria se ha dedicado a parir y criar hijos, eso a efectos de la naturaleza es esencial, sin embargo, la misma naturaleza, nos hizo más pequeñas de tamaño, un tamaño ventajoso para el macho alfa que tiene que procurar  el alimento a su familia.

Podría seguir ahondando en la prehistoria y en la historia, pero me llevaría un tiempo del que en este instante no dispongo y tampoco quiero ser repetitiva con algo que se ha dicho y contado por activa y por pasiva.

Mi artículo empieza porque la violencia de género se está tratando mal. Y así es.

¿Acaso no es violencia de genero el Acoso laboral? ¿Es lícito que se trate en los Juzgados de lo Social, exactamente igual que el mobing? ¿Acaso la mujer acosada sexualmente se siente igual, que la mujer maltratada en la empresa por un jefe o una jefa que la axfisia o la hace de menos?
¿Es lógico que las denuncias por vejaciones y abusos sexuales, se traten como un delito de robo o de injurias?

Hemos avanzado mucho en esta última década, y hoy en día la violación se castiga, a excepción de algunas sentencias que dejan mucho que desear, y que están dictadas por jueces y "juezas" que no investigan más allá de sus narices. Sin embargo, no entiendo que la violación se trate en un juzgado de instrucción. Las mujeres no somos una cartera de bolsillo, ni un cheque sin fondos. Y opino, y por eso se debería luchar, es que estos actos, de "violencia machista" que no son tratados como tal, deberían ser tratados con especial sensibilidad y para eso hacen falta juzgados especializados y no la jurisdicción ordinaria.

Vengo de una generación, en la que lo normal es que de niñas los chicos te subieran la falda para verte el culo y alguna vejación más. Una generación que ya de adolescentes, tuvimos que soportar los frotamientos en los tranvías y autobuses, y si te quejabas, muchas veces, el frotador se hacía el buen vecino (porque así se consideraba) y a quien los usuarios de vehículos urbanos arremetían era a la joven-adolescente. ¡No digo nada si llevabas minifalda! "Es que va provocando" te oías.

Vengo de una generación en la que la pederastia, las violaciones, los abusos sexuales en el trabajo, se escondían, era tabú hablar de ello en las familias.

 Vengo de una generación en la que los psiquiatras (no recuerdo nada de psicólogos) trataban a los locos, así que si eras víctima de pederastia, acoso laboral sexual, violación, o "sólo refrotes en el autobús", el único psicólogo que te encontrabas era "una misma", porque nadie, nadie te iba a ayudar, porque si los vecinos se enteraban pensarían que la culpable ibas a ser tu, y porque la religión católica así nos lo hacía ver.

En esos años todo era orden y gente de buen vivir, no había delitos ni sexuales ni generales, ya se encargaba el dictador y su censura de ello.

Afortunadamente todo esto ha cambiado y poco a poco hemos ido poniendo las cosas en su sitio, pero falta mucho por recorrer, y me temo que por muy avanzadas que estemos algunas mujeres, siempre quedan las mujeres machistas y misóginas que son mucho peores que los hombres, pues son las que justifican esas actitudes.

Ayer la asesinada fue una zaragozana de mi barrio, una más entre tantas, una más que se contabiliza en la estadística de violencia de género. Y son 53 mujeres ya asesinadas a manos de sus parejas o exparejas. Debajo de esta estadística se esconde el número de víctimas que no se contabilizan, como la madre que acompaña a su hija, y resulta muerta también, como la amiga que acompaña a su amiga, y la matan por el simple hecho de estar allí. Como la mujer que es asesinada por su proxeneta, o la mujer que es asesinada por negarse a dar placer, y así seguiría, y la estadística sube, y eso no lo quieren tratar como violencia de género porque no interesa. Porque a los políticos y políticas no les conviene, y porque en esta campaña electoral, sólo un partido o una Unidad Popular habla con claridad al respecto.

No pasa una semana sin que haya una mujer asesinada. Sin embargo, no veo movilizaciones  masivas, sólo en su círculo, o como mucho en su ciudad, se mueven los vecinos o la coordinadoras feministas.

Soy una mecanógrafa (ahora tecleadora) de los Juzgados y se de qué hablo.

Los Juzgados de Violencia de Género sólo tratan los casos de violencia machista derivados de la pareja o expareja, el resto no existe y tiene que juzgarse en los juzgados ordinarios. 

No hemos avanzado nada desde 2004,  (respecto a la ley) más bien todo lo contrario, en lugar de dotar a los Juzgados de instalaciones adecuadas, y de  dotar con un complemento dinerario a los funcionarios y funcionaras que prestan sus servicios en dichos juzgados, por razón de la materia además de la formación adecuada a su centro de destino. 

Estos compañeros han tenido que aprender a solucionar problemas a base de experiencia y ser autodidactas, en casi todas las CCAA y territorio no transferido, se ha eliminado este complemento de actuación, que si bien es escaso, al menos paliaba  un poco el cansancio y estrés que supone un trabajo en juzgados tan especiales como estos. 

En Aragón se ha venido manteniendo durante estos años,  y la anterior Directora General de Justicia (Gobierno del PP), lo incrementó en un 37 % por considerar que era absolutamente necesario por razón de la materia, hasta llegar a una media mensual de alrededor de 120 euros mensuales. 

Pues bien, ha tenido que cambiar el color político de la Diputación General de Aragón, para que se nombre una Directora General, cuya única pretensión en quitar el complemento a los compañeros y compañeras. Complemento que, insisto, a pesar de que la anterior Directora General lo incrementase, es exiguo para las tareas que los compañeros y compañeras desarrollan, además de estar de guardia cada dos semanas, con horarios de disponiblidad, que a veces se alargan sin remedio hasta desde las 7,30 de la mañana hasta las 18,30 de la tarde. 

No es baladí decir que este destino es incómodo, pues les resulta imposible tener más de una semana de vacaciones seguida, incluso el disfrute de los días por asuntos particulares y que los compañeros y compañeras allí destinados, están por dedicación y no por dinero. Pero también es cierto, que alguna remuneración tienen que percibir, como la perciben los destinados en Juzgados de Instrucción por las guardias realizadas, los de Fiscalías y los de Médicos Forenses. 

La nueva Directora General, alega que las denuncias son menos y que el trabajo ha bajado. No es cierto totalmente, ya que si las denuncias han bajado no es por que haya menos violencia machista, si no porque la crisis ha traído mucho paro y las mujeres no pueden salir de sus casas, sin trabajo y sin dinero, y porque los recortes han disminuido los pisos de acogida y otras atenciones. 

Ademas, tenemos que ser conscientes de que no es cuestión de cantidad, si no de calidad, y que en un momento tan crítico como el que estamos y que lo que se pretende es que la violencia machista sea cuestión de Estado, el rascar los bolsillos de 20 funcionarios y funcionarias, es un acto de  ruindad. 

La propuesta que hizo fue una bajada del plan, o una subida de diligencias a realizar, lo que les llevaría a cobrar  menos, un menos que a la DGA le supone poco más de 15000 euros anuales, lo que no da para hacer otras contrataciones, ni dotar los juzgados con más medios,  pero si para  atentar contra el bolsillo de los compañeros y compañeras,  provocando así, el descontento  de un personal dedicado en unos juzgados que pese a las deficiencias de los programas informáticos y la escasa dotación de instalaciones adecuadas, funcionan, y funcionan bien. 

Por lo tanto, en los 11 años que la Ley de Violencia de Género lleva funcionando, no sólo no han incrementado la dotación de los juzgados, ni se ha ampliado la ley a TODA CLASE DE VIOLENCIA DE GENERO, si no que además poco a poco se ha ido recortando tanto para las entidades sociales, como para los Juzgados.

El  PSOE  no puede  en su campaña electoral, llenársele la boca contra la violencia machista y no enterarse de los entresijos  y las decisiones que toman los gobiernos socialistas de las CCAA, como es el caso de la Diputación General de Aragón.

Montse Grao.

17-12-2015

miércoles, 1 de abril de 2015

A veces leyendo las noticias

A veces
leyendo las noticias
cientos de palabras
me vienen a la mente.
Llegan alborotadas,
indignadas de tanto despropósito,
se resisten al orden
que trato de imponerles.
Se revuelven coléricas
provocando la náusea repetida.
Les pido que se unan,
que pongan su pasión entre mis dedos,
pero ellas se rebelan
y me gritan y lloran y me insultan.
Y  a veces,
pocas veces,
me sorprenden serenas,
trayéndome el  poema.


Montse Grao.

1-4-2015

martes, 31 de marzo de 2015

Mujeres

Mujeres…

Mientras los telediarios
se empeñan en contarnos
las idas y venidas del piloto,
cinco mujeres son asesinadas.
Cinco mujeres más
engrosan la estadística anual  de la violencia.
Y el machismo se palpa en las noticias
que dan la necrológica
de las mujeres muertas.
De todas las mujeres,
las muertas y las vivas,
mujeres silenciadas
que sumamos más  muertas.
Más que en la carretera,
más que en los aviones,
más que en el terrorismo.

La historia del piloto es morbosa.
                          Era un hombre.

Montse Grao

31-3-2015

Conozco la miseria


Conozco la miseria.
No es miseria económica.
Debo decir que soy afortunada
en eso y en más cosas,
a pesar de la náusea que provoca
el mercadeo de las instituciones.
Empiezan comerciando con los hospitales,
las escuelas y la universidad.
Nos despojan de nuestros derechos,
mercantilean con ”Todos los nombres”
del  Nobel Saramago,
y al final,
el desahucio de la libertad.
Si, conozco la miseria.
Es la miseria humana
de nuestros gobernantes.
Sólo pido que por supervivencia,
no me quiten también la dignidad.


Montse Grao.

31-3-2015

domingo, 29 de marzo de 2015

IN MEMORIAN LIBERTAD (ley mordaza)





Nadie dirá que has muerto.
Gritos de luto negro
se esconderán en los arrabales
bajo los árboles de la miseria.
Y en la tormenta,
relámpagos  de fuego
abrasarán los ojos que te lloran.
Pero nadie,
nadie dirá que has muerto,
ni las televisiones,
ni  los periódicos de papel.
ni la radio oficial dirá que has muerto.
En las ventanas de los ministerios
seguirás tan viva y tan solemne
como estatua de sal.
Seguirán ondeando las banderas
en tu nombre.
Por ti ,  contra ti,
 a favor de ti. 
Pero ahora,
que no hay que recurrir a la galena.
Se sabrá la verdad
                aunque no quieran.




Montse Grao

sábado, 28 de marzo de 2015

Libertad de expresión





No les importa la libertad,
aunque por ella griten
del  brazo de los dictadores.
Aprueban una ley
que estrangula gargantas.
Y lo peor de todo,
son los consentidores,
los corderos que creen
que  cruzarse de brazos
es mantener el orden de las cosas,
                                   sus cosas.
                 

viernes, 20 de marzo de 2015

Para Alex ( que algún día sabrá...)



Para Alex,  que algún día sabrá
de las mentiras del diccionario histórico.

Quizá tu no lo sepas,
quizá nadie te diga lo que aquí sucedió.
Porque la desmemoria
es la ruta marcada
por nuestros desgobiernos.
Porque en los diccionarios
de la historia reciente
alguien llenó las páginas
de “mentiras gloriosas”
y dejó la verdad  entre fantasmas
que habitan las cunetas.
Quizá  no sepas nunca,
niño mío,
que aquí hubo una guerra.
Una guerra entre hermanos
que se quiere olvidar.
Casi  40 años duró aquella barbarie.
40 largos años escritos
con la sangre de los represaliados.
Quizá no te lo enseñen,
 tal vez  los asesinos
terminen de matar nuestra memoria.


Montse Grao

No uso suavizante

No uso suavizante.
Un  enorme prurito
apareció  en mi piel  a modo de tatuaje.
Un tatuaje asesino que intentó fumigar
la escasez de cordura  que me queda
con el arma letal de los picores.
El perfume dulzón del suavizante
me provoca jaquecas,
andares inconexos
y una náusea inconclusa.
Y no, no uso suavizante.

A mis años ya no lo necesito.


Montse Grao