martes, 31 de marzo de 2015

Conozco la miseria


Conozco la miseria.
No es miseria económica.
Debo decir que soy afortunada
en eso y en más cosas,
a pesar de la náusea que provoca
el mercadeo de las instituciones.
Empiezan comerciando con los hospitales,
las escuelas y la universidad.
Nos despojan de nuestros derechos,
mercantilean con ”Todos los nombres”
del  Nobel Saramago,
y al final,
el desahucio de la libertad.
Si, conozco la miseria.
Es la miseria humana
de nuestros gobernantes.
Sólo pido que por supervivencia,
no me quiten también la dignidad.


Montse Grao.

31-3-2015